Epílogo




Durante cuatro cursos este blog ha caminado ofreciendo ayuda, dirección y apoyo a los alumnos y alumnas de Diversificación Curricular (3º y 4º de ESO).

Cuatro intensos cursos en los que pretendía servir de ayuda, fundamentalmente, a mis alumnos pero también recompensado por las lecturas y comentarios personales que me hicieron muchos de mis compañeros.

A los primeros espero que les haya servido, de alguna manera, a comprender los procesos históricos y a relacionarlos con la actualidad, y sobre todo, a "soltarse" en las Nuevas Tecnologías y a comprender que todo vale para aprender si lo que se busca, precisamente, es aprender.

Quizás  mis compañeros de profesión hayan visto que hay otras formas distintas de trabajar, ni mejores, ni peores, e igual se lanzan algún día al trabajo vinculado al ordenador.

A todos, gracias, por sentirme útil y hacer útil este blog a cuantos lo han consultado, y han descargado los recursos puestos en él. He echado de menos aportaciones, sugerencias e ideas, pero como tampoco era lo que buscaba, sino compartir lo mucho o poco que doy de sí en mi trabajo, no me he sentido, de ningún modo, decepcionado. Por el contrario, las visitas, muchas de ellas foráneas, me han animado a continuar en los momentos de bajón y descreimiento.

Ahora, otro destino, otras actividades, otros trabajos, me requerirán más tiempo de dedicación y no podré serguir con el mantenimiento, mínimo, del blog. Podría suprimirlo, pero ello supondría acabar con el espíritu que siempre me guió en él: compartir mi trabajo con los demás.

Por tanto, este es mi último post, enmarcado por los que han sido mis últimos alumnos. Faltan todas las promociones que han pasado por aquí. A todos ellos, ¡gracias! por haberme obligado a sentirme vivo, joven, creativo, despierto...todo aquello que la juventud contagia.

Y termino con un poema de Gabriel Celaya que refleja mis sentimientos. Hasta siempre.


Educar es lo mismo
que poner motor a una barca…
hay que medir, pesar, equilibrar…
… y poner todo en marcha.
Para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia
concentrada.
Pero es consolador soñar
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes,
hacia islas lejanas.
Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera
enarbolada.

3 comentarios:

Sympathyforthedevil dijo...

Hola !
He encontrado tu blog por casualidad. Yo fui alumna de diversificación, y para mí, es un gran orgullo haber podido formar parte de algo así. Son clases que acaban convertidas en familias, y me parece admirable el trabajo de los profesores que imparten este curso. Actualmente estoy cursando bachillerato, aunque no es lo recomendable, pero lo cierto es que me va bastante bien, y esto sólo es posible gracias a la ayuda y el apoyo de los profesores que tuve durante mi año en diversificación. Así que, enhorabuena por tu trabajo, que seguro que es magnífico, y gracias a profesores como tú por tomar una responsabilidad como esta, y hacer la vida un poco más fácil a gente que, por lo general, lo ha tenido difícil.
Un saludo.

joseangel dijo...

En el nombre de todos los profes que hemos pasado por Diver, gracias. Gracias porque vosotros también nos aportasteis esas ganas de salir adelante.

enlazatealquijote dijo...

Fantástico poema

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...